Las afirmaciones falsas de la diputada andaluza Luz Belinda Rodríguez

Las afirmaciones falsas de la diputada andaluza Luz Belinda Rodríguez

Estos días se ha hecho viral un vídeo de Tik-Tok que comparte las declaraciones de la diputada independiente en el Parlamento de Andalucía Luz Belinda Rodríguez, en las que asegura que existe “un sinfín de casos de personas que se han vacunado [contra la covid-19] y a los que la vacuna ha provocado importantes trastornos de salud”. Es ENGAÑOSO. La seguridad de las cuatro vacunas aprobadas en España está bajo una vigilancia constante por parte de la Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), gracias a los acontecimientos adversos que registran tras la vacunación a partir de las notificaciones que remiten tanto los sanitarios como la propia ciudadanía. Es verdad que existen miles de reportes, pero la relación de estos acontecimientos con la vacuna no está demostrada y prácticamente ningún caso grave, al margen de trombos y el síndrome de Guillain-Barré, muy esporádicos, ha acabado vinculándose con el fármaco. 

"Hay miles de afectados por los efectos secundarios de las vacunas. Tanto médicos, como enfermeros, como personal sanitario nos facilitan datos de un sinfín de casos de personas que se han vacunado y a los que la vacuna ha provocado importantes trastornos de salud"

El vídeo consiste en un recorte que hizo la propia Luz Belinda Rodríguez el 7 de junio de este mismo año de una entrevista que ofreció en RadioYa, una cadena con sede en Madrid. A finales de julio, el vídeo se ha vuelto a viralizar, promovido por una cuenta de TikTok.

La Asociación Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha compartido hasta el 16 de agosto siete informes de farmacovigilancia de cada una de las cuatro vacunas aprobadas en Europa. Estos textos analizan y comparten los cambios en el prospecto de las vacunas y los posibles nuevos efectos secundarios que se estudian tanto a nivel nacional como europeo a raíz de las alertas recibidas, pero eso no significa que los síntomas reportados tengan una relación causal con la vacuna.

Notificaciones, no efectos adversos

El último boletín indica que, a 11 de julio de 2021, y tras haber inoculado casi 48 millones de dosis en España, han sido notificados 32.901 acontecimientos adversos, de los cuales 6.390 fueron considerados graves y 254 acabaron con el fallecimiento del paciente. Estas cifras corresponden al número de notificaciones de “cualquier acontecimiento adverso asociado temporalmente tras su administración [de la vacuna], sin que exista la sospecha de que la vacuna pueda haberlo originado”, avisa la AEMPS.

Es decir, que el sistema de farmacovigilancia español, tal como hacen el estadounidense (VAERS) y el europeo (EudraVigilance), recoge todos los acontecimientos médicos que tienen lugar tras la vacunación, independientemente de su motivo, y compara sus cifras con la frecuencia a la que aparecen en la población de manera normal. Solo en caso de que esta frecuencia sea superior a la estadísticamente habitual, se estudiará el acontecimiento como posible efecto adverso. Por ejemplo, en el boletín se reseña que “en la gran mayoría de los casos notificados en España, el fallecimiento se puede explicar por la situación clínica previa del paciente y/u otros tratamientos que estuviera tomando”.

Jaime Jesús Pérez, vocal de la Sociedad Española de Vacunología, valora en conversación con Verificat que “tenemos un sistema de farmacovigilancia que ha demostrado que detecta reacciones adversas extremadamente raras” con frecuencias de uno entre cada millón de vacunados, y destaca el conocimiento que se tiene del fármaco: “Ya no podemos hablar de que parece que la vacuna va a ser segura. Sabemos lo que causa y lo que no”.

Los efectos secundarios confirmados de las vacunas de Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca/Oxford y Janssen/Johnson&Johnson están catalogados y pueden encontrarse en los prospectos de cada una de las vacunas. Los más comunes, que comparten la mayoría de las inyecciones, incluyen fiebre, náuseas, escalofríos, cansancio o dolor en la zona de pinchazo, y no suponen “importantes trastornos de salud”.

Los ciudadanos también pueden notificar efectos adversos

La parlamentaria andaluza añade en el mismo corte que se desconoce el alcance de este problema porque los sanitarios “reciben presiones por parte de las direcciones de los centros donde trabajan” para no compartir las informaciones sobre los efectos secundarios que causan las vacunas de la covid-19. Es FALSO. La diputada no aporta pruebas sobre estas supuestas presiones a los sanitarios y, en cualquier caso, el personal de los centros médicos no es el único capacitado para informar sobre acontecimientos adversos posteriores a la vacunación: cada ciudadano tiene la capacidad de enviar informes directamente a la AEMPS.

"Los sanitarios advierten que reciben presiones por parte de las direcciones de los centros donde trabajan para no hacer pública la información, con lo que no podemos conocer el alcance de este problema [los efectos secundarios]".

Según el último reporte de la AEMPS, el 75% de las notificaciones recibidas sobre posibles efectos adversos han sido compartidas por sanitarios, pero el 25% restante proviene directamente de los ciudadanos.

Cualquier persona puede rellenar un formulario sobre los síntomas que haya experimentado tras la toma de cualquier medicamento o vacuna, y estos llegan directamente tanto al sistema de farmacovigilancia español (FEDRA) como a la plataforma europea (EudraVigilance) que unifica las informaciones procedentes de todo el continente.

 ¿Quién es Luz Belinda Rodríguez?

Luz Belinda Rodríguez es una diputada independiente del Parlamento de Andalucía no adscrita a ningún partido político. Estuvo en las filas de Vox hasta mediados de enero de 2021, cuando dejó el partido tras interponer una denuncia por acoso laboral, según explicó al Diario de Almería, pero decidió mantener su escaño en el Parlamento autonómico. Pese a que figura como no adscrita, ha declarado tanto en una entrevista como en su cuenta de Twitter su vinculación con la Falange Española.

En las últimas semanas, Rodríguez ha sido protagonista por su posicionamiento contrario a las vacunas, al ser la primera parlamentaria española en anunciar que no se inmunizaría frente a la covid-19. A través de sus redes sociales, ha expresado en varias ocasiones sus dudas respecto a las inyecciones y ha apoyado públicamente a grupos de desinformación a los que ya hemos desmentido con anterioridad.