Las vacunas de la covid-19 no han causado casi 14.000 muertes en Europa

Las vacunas de la covid-19 no han causado casi 14.000 muertes en Europa

Català | Castellano

Nos habéis hecho llegar un artículo de la web Euskalnews que, tomando como referencia la base de datos de EudraVigilance, señala que en Europa “13.867 personas han muerto y 1.354.336 han resultado heridas” a causa de la campaña de vacunación contra la covid-19. La afirmación es FALSA. En Europa no han muerto ese número de personas por las vacunas de la covid-19, ni más de 1.300.000 han resultado heridas. La base de datos europea EudraVigilance recopila incidencias tras la vacunación notificadas por la ciudadanía o por las autoridades médicas de los Estados miembro, pero en ningún caso estas cifras tienen una relación causal demostrada. En otras palabras, estos eventos sucedidos tras la vacunación no tienen porqué estar relacionados con la vacunación, aunque hayan ocurrido después. 

En Europa, hasta el 5 de junio, 13.867 personas han muerto y 1.354.336 han resultado heridas a raíz de la “vacuna” COVID-19, según EudraVigilance, una base de datos europea de notificaciones de reacciones sospechosas a medicamentos.

La lógica que sigue la base de datos de EudraVigilance es prácticamente idéntica a la del portal VAERS de Estados Unidos, del que ya hemos hablado en otra ocasión. Se trata de portales que se dedican a notificar “eventos médicos que han sido observados después del uso de una medicina, pero que no están necesariamente relacionados o causados por ella”, tal como avisan en la página europea. 

Por lo tanto, los casos que se reportan en el portal son aquellos que coinciden en el tiempo con la vacunación, pero no tienen por qué estar relacionados con ella

Estos datos proceden normalmente de los laboratorios farmacéuticos y de las autoridades reguladoras de medicamentos de cada país. En algunos sitios, como España o Francia, los ciudadanos pueden comunicar directamente a las autoridades del país los efectos adversos que sufren, sin tener que consultar previamente con expertos sanitarios. Estas, a su vez, los remiten a la plataforma europea. A diferencia del portal estadounidense VAERS, no es posible notificar los casos directamente a EudraVigilance.

La web europea avisa de que su control sobre la exactitud de los datos que recibe es limitado. En el portal insisten en que los efectos secundarios sospechosos no deben interpretarse como que el fármaco en cuestión no es seguro.

Datos poco precisos

Además, los datos que ofrece el texto no son precisos. En él se dice que, a 5 de junio de 2021, 1.354.336 personas habían notificado un efecto adverso (relacionado o no con la vacuna), pero lo cierto es que esa cifra corresponde, en realidad, a la cantidad total de reacciones notificadas (en ocasiones, un paciente notifica más de un efecto, por lo que el número de personas normalmente es menor). 

En cambio, si nos vamos a la web de EudraVigilance, en la última actualización del portal europeo (el 26 de junio) constan un total de 628.586 pacientes que notificaron efectos adversos sospechosos de estar relacionados con las vacunas de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen, menos de la mitad de los que se referencian en la noticia.

Del total de eventos registrados, 13.867 resultaron fatales según el artículo de Euskalnews, dato que sí coincide con el de EudraVigilance. En cualquier caso, esta cifra no está vinculada a la cifra real de fallecidos por la vacuna: “Por el momento, la única causa de muerte probablemente asociada a la vacuna —en particular, con la de AstraZeneca y la de Johnson & Johnson— es la trombosis venosa con trombocitopenia”, indica a Verificat Adelaida Sarukhan, inmunóloga y redactora científica del Instituto de Salud Global (ISGlobal) de Barcelona. En concreto, se han confirmado 5 muertes en España (a 30 de mayo de 2021), 69 en el Reino Unido (a 16 de junio de 2021) y 2 en Australia (a 10 de junio de 2021). No se disponen de datos actualizados de la Unión Europea ni de Estados Unidos.