La imagen de soldados ucranianos con las banderas nazi y de la OTAN es del 2014

La imagen de soldados ucranianos con las banderas nazi y de la OTAN es del 2014

Català | Castellano

¿Qué se ha dicho?

En una imagen aparece un grupo armado con una bandera nazi, una de la OTAN y otra del batallón de Azov. El tuit que lo ha compartido dice que Zelenski finanza este grupo.

¿Qué sabemos?

La imagen se del 2014, durante las protestas que se produjeron en Ucrania en aquel momento. El batallón de Azov, que sale a la imagen, no forma parte de las fuerzas armadas, pero sí de la reserva del ejército ucraniano, la Guardia Nacional.

Una publicación viral en Twitter (1.650 me gusta y 1.200 retuits) comparte una fotografía donde aparecen militares con una bandera de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), una bandera nazi y la bandera del batallón de Azov, un grupo armado que surgió el 2014 para luchar contra las tropas rusas en la revolución proeuropea (Euromaidan). La publicación también afirma que el gobierno del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, es quien financia estos militares. La imagen es real, pero no es actual. La fotografía se publicó por primera vez el 2014, en el contexto de las protestas que se produjeron en Ucrania entre 2013 y 2015. 

“El gobierno de Ucrania -Zelenski al frente de un ejecutivo títere impuesto por el OTAN- financia estos batallones en los cuales se comparte las banderas de la OTAN y las banderas de la Alemania nazi. Estas imágenes no se verán en las televisiones del estado español”.

La fotografía que adjunta el tuit se publicó por primera vez en Twitter el 27 de noviembre del 2014, pero originalmente la publicó el usuario Oleg Pyenia en la red social rusa VK unos días antes, el 18 de noviembre del mismo año, según aparece en el blog Ukraine At War y se puede comprobar con las capturas que adjunta esta página web. 

A la fotografía aparecen tres banderas: a la izquierda la de la OTAN, a la derecha la bandera nazi y en medio la bandera de Ucrania, azul y amarilla, con el nombre “A30B”, un Wolfsangel (símbolo heráldico alemán) en medio y un sol negro en color blanco (ambos utilizados por el nazismo). Esta es la bandera del batallón de Azov como se puede ver en su propia página web y a la de la Guardia Nacional.

Parte de la Guardia Nacional, pero no del ejército

Las fuerzas armadas ucranianas tenían alrededor de 130.000 efectivos el 2015, como indica un artículo del Institut for War and Peace Reporting (IWPR). No obstante, el 2014 el Parlamento ucraniano aprobó la restauración de la Guardia Nacional, la reserva del ejército ucraniano, y según la ley puede tener hasta 60.000 efectivos para apoyar a las fuerzas armadas. La Guardia Nacional ya había existido antes, pero el 2014, “en medio de las crecientes tensiones causadas por la anexión rusa de Crimea”, se restauró para cooperar con las Fuerzas Armadas, según explica la ley aprobada por el parlamento. 

El junio del 2014 el ministro del Interior anunció que “se habían formado 30 batallones de voluntarios con un total de 5.600 combatientes, de los cuales unos 3.000 estaban sirviendo al este de Ucrania”, según el artículo de IWPR. Entre ellos había la milicia de Azov, que contaba con 1.000 miembros aproximadamente, según un artículo de Reuters del 2015.

El batallón de Azov se creó el mayo de 2014, al inicio de la revolución de la Euromaidan, para luchar contra las tropas prorrusas al este de Ucrania, pero en otoño del mismo año acabó formando parte de la unidad 3057 de la Guarda Nacional de Ucrania, como informó la Agencia de Información Independiente Ucraniana y la propia página web del organismo

Un grupo armado de idologia neonazi

Originalmente este batallón surgió de otro grupo armado llamado Patriota de Ucrania vinculado al Partido Social Nacional de Ucrania que pretendía instaurar un poder autoritario y una economía nacional centralizada en Ucrania, según explica Reuters. El 2004 el partido pasó a denominarse Svoboda (“unión de la libertad” en ucraniano) y se disolvió el grupo armado Patriota de Ucrania, a pesar de que siguió como independiente y “cooperando estrechamente con Svoboda hasta el 2007”, como analiza un estudio sobre el auge de la extrema derecha en Ucrania. Además de tener relaciones con Svoboda, un informe del Europol sobre el terrorismo en la Unión Europea vincula el grupo militar “con grupos ucranianos que se oponen a un alineamiento con la UE y la OTAN”. 

Una investigación del politólogo Andreas Umland que analiza el origen del batallón de Azov habla de la ideología neonazi y supremacista blanca que defendían los líderes de esta organización. “La migración es un factor claramente negativo para la existencia de nuestro pueblo y de nuestro país (...) Nuestro credo es destruir todo el que destruye nuestro pueblo”, afirmaba uno de los líderes del batallón de Azov, según compilación el estudio. “Una unidad paramilitar integrada por neonazis, hooligans y mercenarios extranjeros que combaten los rebeldes prorrusos”, así es como define este otro estudio sobre el terrorismo de extrema derecha a Europa al batallón de Azov. 

Sin embargo, Umland en su artículo destaca “la peculiaridad de Azov, así como la dificultad de aplicar una única clasificación e interpretación política general al movimiento de voluntarios” que se formaron el 2014 en el contexto del conflicto.

Acercarse en el OTAN para separarse de Rusia

En la fotografía que circula por las redes además de la bandera del batallón de Azov y de la bandera nazi también aparece la bandera de la OTAN. El grupo armado no tiene una relación directa con la Alianza Atlántica, como afirma el informe del Europol, pero Svoboda, el partido político bajo el paraguas del cual se creó la rama armada, sí que es partidario de la entrada de Ucrania en la OTAN, según indica el politólogo ucraniano Anton Shekhovtsov en el libro El populismo de derechas a Europa, política y discurso.

En la misma línea, este estudio publicado en la Revista de Seguridad de la Universidad de Santiago de Compostela también apunta que “los movimientos nacionalistas pretendían acercar posturas en la UE y en la OTAN como una forma de independizarse de la influencia rusa”. 

Desnazificar Ucrania: el argumentario de Putin

Cuando anunció la ofensiva de Ucrania, el 24 de febrero, el presidente ruso, Vladimir Putin, ya vinculó el gobierno ucraniano con el nazismo. “El objetivo es proteger las personas que durante ocho años han sufrido los abusos y el genocidio por parte del régimen de Kiev. Para hacerlo, nos esforzaremos para desmilitarizar y desnazificar Ucrania”, dijo Putin en su discurso (la página del Kremlin actualmente no está disponible) que también compartió la embajada rusa de España.

Horas antes de la declaración de Putin, el presidente ucraniano también hizo un discurso dirigiéndose a los ciudadanos rusos: “la Ucrania real y la que veis a vuestras noticias son países completamente diferentes”. Zelensky también hizo referencia al “nazismo”, del cual Putin lo acabaría acusando: “¿Cómo puede ser nazi un pueblo que dio más de ocho millones de vidas por la victoria contra el nazismo? ¿Cómo puedo ser yo nazi? Explicadle a mi abuelo que pasó toda la guerra al ejército soviético”. De hecho, en una entrevista en The Times of Israel Zelensky dijo que tiene “sangre judía” y que creció en “una familia soviética judía”. También explicó en una visita en Jerusalén el 2020 que los hermanos de su abuelo “fueron víctimas del Holocausto”.

El actual presidente ganó las elecciones presidenciales de 2019 en segunda vuelta con un 73,22% de los votos y su partido, Servidor del Pueblo, también consiguió el mayor porcentaje de votos en las elecciones parlamentarias de 2019 (43,16%), consiguiendo 254 escaños de los 450 del parlamento ucraniano. El partido no tiene una ideología definida, pero no se puede definir como un partido extremista, sino más bien el contrario, según indica este estudio académico publicado en la revista Party Politics. El artículo concluye que el partido Servidor del Pueblo tiene una postura centrista y se presentó a las elecciones con un discurso que quería acabar con la división entre posiciones prooccidente y prorrusas.

Somos un equipo de jóvenes periodistas que trabajamos de manera independiente para combatir la desinformación. Contrastamos con hechos y datos lo que dicen los políticos y las falsedades que circulan en las redes sociales.

Te necesitamos. Con tu aportación contribuirás a un debate político más saludable y ayudarás a impulsar proyectos educativos para enseñar a la ciudadanía a navegar el caos informativo y defenderse de la desinformación.

Puedes colaborar con una aportación tan simbólica como un euro y no te ocupará más de 45 segundos (los hemos contado). Si puedes, por favor, marca tu aportación como mensual y así podremos continuar haciendo nuestro trabajo de manera rigurosa e independiente. Muchas gracias.

Dona