Escuchar sonidos con una frecuencia de 174 Hz no tiene beneficios conocidos para la salud

Escuchar sonidos con una frecuencia de 174 Hz no tiene beneficios conocidos para la salud

Català | Castellano

¿Qué se ha dicho?

Que la frecuencia de 174 Hz actúa como un analgésico natural y que, por tanto, escuchar sonidos con esta característica alivia o reduce el dolor.

¿Qué sabemos?

Que no existen evidencias de ninguna frecuencia sonora que sirva como analgésica.

Corren por redes, especialmente TikTok, varios vídeos que afirman que “una frecuencia de sonido de 174 Hz actúa como analgésico natural, relaja y cura los músculos liberando su tensión, atrayendo sentimientos de seguridad y protección”. Aunque varios estudios han analizado los beneficios de la música a nivel terapéutico, no existe evidencia de que ninguna frecuencia sonora pueda tener efectos analgésicos sobre el cuerpo.

La frecuencia de 174 Hz actúa como un analgésico natural, relaja y cura los músculos liberando su tensión, atrayendo sentimientos de seguridad y protección. Guarda y utiliza ese sonido cuando lo necesites.

No hay sonidos curativos

Actualmente no existe evidencia científica que relacione una frecuencia concreta de sonido y la analgesia. Existe poca bibliografía sobre el tema y ningún estudio científico que haya analizado el efecto de una frecuencia de sonido de 174 Hz sobre la salud humana y menos con un efecto analgésico, es decir, que tenga la capacidad de aligerar o eliminar la sensación de dolor.

Chris Kyriakakis, profesor de procesamiento de señales de audio en la Escuela de Ingeniería de Viterbio de la Universidad del Sur de California, indica a Verificat que "no hay ninguna evidencia científica de 'sonidos curativos' de ningún tipo". El experto indica que hay algunas evidencias de que la música puede tener un efecto psicológico positivo, pero concluye que no hay evidencia de que “escuchar tonos de frecuencia única tenga ningún beneficio.” Andrew Rossetti, supervisor de Musicoterapia en Radio-oncología del Centro Louis Armstrong de Música y Medicina del hospital Mont Sinaï de Nueva York, coincide con él e indica a Verificat que "no hay pruebas concluyentes que equiparen frecuencias específicas con actividad o resultados específicos del cerebro".

Efectos de la música en el cerebro

Rossetti explica que la evidencia existente demuestra que la música es un fenómeno complejo que afecta al organismo humano a muchos niveles y que, aunque no se hayan vinculado frecuencias específicas con resultados en el cerebro, es muy probable que haya correlaciones directas. “La música también funciona a nivel clínico a través de su contenido metafórico, su capacidad de generar respuesta emocional, el proceso asociativo que tiene lugar en los humanos y la música significativa [es decir, con el significado propio que le puede atribuir cada uno ], así como a través de procesos de entrenamiento. También es un excelente medio de expresión de conceptos y emociones que, de otra forma, serían demasiado difícil de expresar con palabras. La musicoterapia es mucho más que una escucha pasiva de música. Es un medio o vehículo utilizado en un proceso terapéutico”, explica.

El departamento de prensa de la Sociedad Española del Dolor explica a Verificat que la afirmación que verificamos “tiene los argumentos habituales de la pseudociencia: urgencia, apelar a lo natural, poner un dato que suene a riguroso”, y concluye que “ nada es creíble sobre esta teoría desde el punto de vista de la ciencia”.

Posibles efectos beneficiosos de la música

La musicoterapia es, según la Asociación Americana de Musicoterapia, "el uso clínico y basado en la evidencia de intervenciones musicales para alcanzar objetivos individualizados dentro de una relación terapéutica". Rossetti explica a Verificat que "hay una gran cantidad de investigaciones que demuestran el uso de la música en contextos clínicos y otras áreas". Sin embargo, "los mecanismos específicos que hacen de la música una herramienta clínica tan potente todavía están en investigación y discusión", añade.

La Federación Mundial de Musicoterapia define la musicoterapia como “el uso profesional de la música y sus elementos como intervención en entornos médicos, educativos y cotidianos con individuos, grupos, familias o comunidades que buscan optimizar su calidad de vida y mejorar la calidad física, social, comunicativa, emocional. salud y bienestar intelectual y espiritual. La investigación, la práctica, la educación y la formación clínica en musicoterapia se basan en estándares profesionales según contextos culturales, sociales y políticos”.

Ejemplos de publicaciones científicas que comunican los beneficios de la musicoterapia son la “Revista de Terapia Musical”, parte de la prensa de la Universidad de Oxford, o la Revista Británica de Musicoterapia.

En este sentido, un estudio evaluaba, por ejemplo, el impacto de la musicoterapia sobre la ansiedad y la angustia durante una simulación en pacientes con cáncer de cabeza y cuello o de mama y encontró que ésta reducía significativamente la ansiedad y angustia de la persona durante el procedimiento, según los resultados recogidos a partir de un cuestionario.

Vibraciones

Kyriakakis explica que “los sonidos de muy baja frecuencia (por ejemplo, 40 Hz) se han aplicado directamente a los tejidos humanos y esto puede ayudar con ciertos [tipos de] dolor, pero no [actúa] escuchándolo, sino que se trata de terapia vibroacústica”. El experto explica que ésta se utiliza para tratar el dolor, por ejemplo en el caso de la fibromialgia, y se aplica con el paciente sentado en una silla reclinable o una cama que transmite sonidos a frecuencias de 40-100 Hz. "Estos provocan vibraciones en la silla que se transfieren al cuerpo del paciente", concluye.

En este sentido, en 2009 se publicó un estudio que evaluaba la influencia de la vibración en los síntomas motores y las medidas funcionales en la enfermedad de Parkinson mediante ondas sonoras en todo el cuerpo. Con el tratamiento aplicado se observaron mejoras en todos los síntomas, control motor y medidas de resultados funcionales en el momento de la evaluación. Los resultados de esta investigación apoyaban la terapia de vibración como alternativa de tratamiento no farmacológico, aunque los beneficios a largo plazo requerirán mayores investigaciones.


Este artículo es parte de Las Mentiras Amenazan la Salud, la sección de salud de Verificat.

Somos un equipo de jóvenes periodistas que trabajamos de manera independiente para combatir la desinformación. Contrastamos con hechos y datos lo que dicen los políticos y las falsedades que circulan en las redes sociales.

Te necesitamos. Con tu aportación contribuirás a un debate político más saludable y ayudarás a impulsar proyectos educativos para enseñar a la ciudadanía a navegar el caos informativo y defenderse de la desinformación.

Puedes colaborar con una aportación tan simbólica como un euro y no te ocupará más de 45 segundos (los hemos contado). Si puedes, por favor, marca tu aportación como mensual y así podremos continuar haciendo nuestro trabajo de manera rigurosa e independiente. Muchas gracias.

Dona