Política, PSC

¿Retiraron Quebec, Escocia y Flandes el apoyo al independentismo después de la DUI?

La vice primera secretaria del PSC, Eva Granados, afirmó en una entrevista en Café de Ideas de La 2 el lunes 4 de enero (en el minuto 26:12) que los quebequeses, escoceses y belgas retiraron su apoyo al independentismo catalán después de “saltarse las leyes”. Es ENGAÑOSO. El Partido Quebequés y el Bloc Quebequés reconocieron la independencia y en Escocia y Flandes se reiteró la demanda de diálogo.

“Lo que hicieron los independentistas fue salir de la lógica de una democracia occidental, que quiere decir el respeto a las leyes. Fuera de las leyes, lo han dicho los quebequeses, los escoceses, los belgas, todos los que habían sido socios o simpatizantes de esta lógica procesista. En el momento que se saltaron las leyes, que pusieron el Parlamento fuera de la legalidad, perdieron todos estos apoyos”

Eva Granados, vice primera secretaria del PSC y número 2 el 14F

Granados se refería a la DUI que el Parlament de Catalunya aprobó el 27 de octubre de 2017 en formato de propuesta de resolución, el mismo día que el Senado dio luz verde a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya. Aquel día hubo varias reacciones internacionales a favor y en contra y hemos querido recuperar los posicionamientos de los partidos y dirigentes independentistas del Quebec, Escocia y Flandes. Eva Granados ha facilitado a Verificat un listado con los momentos en que ella había detectado que independentistas de otros países habían retirado el apoyo a los catalanes, pero la posición de estos partidos no fue tan contundente en contra de la DUI, como hemos encontrado en otras declaraciones. Reconstruimos la hemeroteca.

Quebec: “Viva Catalunya libre”

El Bloc Quebequés, uno de los tres partidos independentistas del Quebec, hizo un tuit el mismo 27 de octubre donde exclamaba “Viva Catalunya libre!”..

Además, el entonces líder del partido, Martine Ouellet, celebró en Twitter que el Parlament declarara la independencia, pidió a Canadá que reconociera Catalunya, afirmó que el proceso había sido “democrático y pacífico de acuerdo con el derecho internacional” y habló de Catalunya como el “194.º país de la ONU”.

Por su parte, el gobierno del Quebec manifestó en un comunicado que no se inmiscuiría en el debate político sobre la crisis en Catalunya, pero que apostaba por el “diálogo democrático”, según recogió El País.

Eva Granados cogía como referencia las declaraciones de Jean-François Lisée, que en aquel momento era el jefe del Partido Quebequés, en una entrevista en Els matins de TV3 el 7 de marzo de 2017, seis meses antes del 1O. Lisée sostenía en TV3 (en el minuto 7:20) que “la comunidad internacional prefiere un referéndum donde las dos partes se han entendido”, pero añadía que “a menudo, este no es el caso”. También defendía que “lo que hizo Londres con Escocia es la manera de hacerlo” (en el minuto 11:38).

Sobre el ejemplo catalán, en la misma entrevista, Lisée argumentaba (en el minuto 16:27) que, ante esta “crisis”, los catalanes pueden decidir “hacer frente, decir [que] la sociedad catalana está preparada para hacer frente ante esta crisis y [...] decir «haremos un primer referéndum, lo organizaremos, veremos qué pasará y viviremos con las consecuencias»”. Y añadía (en el minuto 9:07) que “[a los catalanes] no se les puede recriminar no haber hecho un referéndum perfecto si Madrid lo hace todo para que no sea perfecto”.

Meses más tarde, el 27 de octubre de 2017 el mismo Lisée celebraba en Twitter que “ante la negativa de Madrid a negociar”, Catalunya hubiera declarado “su independencia” y añadía que el Partido Quebequés lo reconocía y apoyaba. Además, en una serie de tres tuits en respuesta a una periodista (el primero, el segundo y el tercero), defendió la actuación del gobierno catalán y subrayó que el ejecutivo de Puigdemont se había ofrecido a negociar y Madrid había dicho que no.

Finalmente, el portavoz de Québec solidaire, Manon Masséx, afirmó el mismo día 27 que la declaración de independencia era “legítima”.

Escocia: “Respetamos la posición de Gobierno catalán”

El gobierno escocés, presidido por Nicola Sturgeon (la líder del Partido Nacional Escocés), manifestó en un comunicado que entendía y respetaba la posición del gobierno catalán y afirmaba que “el pueblo de Catalunya tiene que tener la capacidad de determinar su propio futuro”. Añadía que la declaración de independencia se había producido después de que se “rechazaran repetidos llamamientos al diálogo” y denunciaba que “la imposición del dominio directo no puede ser la solución y tendría que ser motivo de preocupación para los demócratas de todo el mundo”.

Tiempo más tarde, en enero de 2020, el día que se hacía efectivo el Brexit, Sturgeon habló del caso catalán en una comparecencia pública. En su discurso, Sturgeon se abría a hacer un “referéndum consultivo” en Escocia si el gobierno británico continúa “negando el derecho a decidir de Escocia”, pero reconocía que serviría para calibrar la opinión del pueblo escocés y que “todavía haría falta un acuerdo para implementar un resultado independentista”. A preguntas de los periodistas, respondía (en el minuto 37:36) que “el movimiento independentista en Catalunya es la prueba de que si el proceso no tiene legitimidad ni legalidad no puede conducir a la independencia”. De estas palabras ahora  hace un año y, de hecho, hace pocos días, en una entrevista en The Andrew Marr Show de la BBC, Sturgeon se comprometió (en el minuto 12:36) a celebrar un referéndum si gana las elecciones previstas para mayo: “Quiero hacer un referéndum legal, por eso voy a buscar la autoridad del pueblo escocés en mayo. Y si me dan esta autoridad, es lo que pretendo hacer: hacer un referéndum legal para dar el derecho a la gente a escoger. Esto es democracia. No se trata de lo que quiero yo ni de lo que quiere Boris Johnson, es sobre lo que quiere el pueblo de Escocia”.

El predecesor de Sturgeon al frente del SNP y del gobierno escocés es Alex Salmond, el primer ministro durante el referéndum acordado de 2014. Eva Granados sustentaba su afirmación en una entrevista de Salmond en El Món en RAC1 el 19 de marzo de 2015, dos años y medio antes del 1 de octubre. Entonces Salmond defendía (en el minuto 9:18), en efecto, que “Catalunya tendría que luchar por el pacto” sin desfallecer el ánimo por no haberlo conseguido todavía y añadía (en el minuto 15:35) que él “habría podido hacer un referéndum sin acuerdo en cualquier momento”, pero que hay que tener en cuenta que “las consecuencias son tan significativas como el proceso”. También reconocía (en el minuto 7:20) que “Catalunya no es Escocia y Escocia no es Catalunya” y hacía bandera que el acuerdo entre el Reino Unido y Escocia había llegado después de “muchas generaciones” (en el minuto 8:20) y “de un siglo de no tener acuerdo” (en el 8:55).

Aun así, Alex Salmond, que días antes del 1O había apoyado en Twitter el “derecho a decidir de Catalunya”, afirmó el 28 de octubre de 2017 en un programa de radio que si en 2014 no hubiera habido acuerdo en el referéndum escocés, habría organizado “un referéndum no oficial”: “Creo que lo podríamos haber hecho legalmente. Obviamente, no habría tenido la fuerza de la ley, pero habría tenido una fuerza moral sustancial”.

Flandes: “Un acto político importando”

También llegaron reacciones a la declaración de independencia desde la región de Flandes. El Ministro-Presidente del gobierno flamenco, Geert Bourgeois, afirmó en Twitter que “independientemente de su valor legal”, el voto en Catalunya era “un acto político importante” y reforzaba el llamamiento al diálogo.

En segundo lugar, Sander Loones, diputado de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA, el mismo partido que el Ministro-Presidente) celebraba en Twitter que el Parlament de Catalunya hubiera “votado la independencia” y reclamaba que “más que nunca”, la comunidad internacional garantizara que la violencia no se escalara. Días antes, el eurodiputado de N-VA Marcos Demesmaeker había pedido la intervención de un mediador internacional.

También desde la N-VA, el partido más votado en Flandes y en Bélgica, el líder de la formación desde 2004, Bart de Wever defendía el diciembre de 2020 en una entrevista en el diario belga El Echo que para resolver “la cuestión de la autonomía flamenca [...] hace falta que haya un acuerdo ordenado”. Y se refería directamente al caso de Catalunya en 2017: “Seguro que no provocaremos una situación ‘de estilo catalán’? Intentadla en vuestra propia comunidad: partidla por la mitad y después sumergidla en la desesperación. No es mi ambición”. En diciembre de 2017, después de las elecciones catalanas del 21D, de Wever reclamaba al gobierno español que liberara los “presos políticos” y entablara “un diálogo sobre el estado de Catalunya”.

¿Alguna cosa que te ha llegado o has visto te hizo ruido?

Mándanoslo al Whatsapp para poder verificarlo o escribe a [email protected]