Política, CUP

La CUP se negó a retirar la estelada del Ayuntamiento de Berga en 2015 pero no en 2019

El portavoz de la CUP en el Parlament, Carles Riera, afirmó en la entrevista institucional que le hizo el director de TV3, Vicent Sanchis, el pasado viernes que en Berga “la estelada no se retiró nunca” (minuto 7:23). Es engañoso. Riera hacía referencia al litigio judicial que acabó con la inhabilitación de la alcaldesa de la ciudad, Montse Venturós, por haberse negado a retirar la estelada en 2015, antes de las elecciones en el Parlamento del 27 de septiembre y las generales del 20 de diciembre, como le exigía la Junta Electoral Central. En aquel momento, el consistorio no retiró la estelada, pero sí que lo hizo el pasado septiembre, también con un gobierno de la CUP liderado por Venturós.

“El caso de la alcaldía de Berga es importante explicarlo bien. La estelada no se retiró nunca”

Es cierto que en 2015 el gobierno municipal no retiró la estelada que había en la fachada del Ayuntamiento, a pesar de las advertencias de la Junta Electoral Central, que consideraba que era un símbolo partidista. Esta negativa llevó a la alcaldesa Montse Venturós a ser inhabilitada durante seis meses, después de una demanda de la entidad constitucionalista Sociedad Civil Catalana. Venturoso defendió que dejar la estelada colgada obedecía el acuerdo aprobado por el Pleno del Ayuntamiento el 6 de septiembre de 2012.

Inicialmente, Venturós recurrió su inhabilitación, pero más tarde retiró el recurso y aseguró que continuaría ejerciendo políticamente de alcaldesa sin firmar oficialmente por no poner en riesgo las decisiones del Ayuntamiento. Cuando se hizo efectiva su inhabilitaciónningún grupo municipal presentó candidatos o candidatas para ocupar la alcaldía en su lugar. Finalmente, el primer teniente de la alcaldía, Oriol Camps, asumió sus funciones hasta el final de la legislatura.

La estelada, retirada hace un año

En septiembre pasado, la Junta Electoral volvió a pedir que se retiraran las esteladas y los lazos amarillos de los edificios públicos. Entonces, el Ayuntamiento de Berga, gobernado todavía por la CUP y liderado por la misma alcaldesa, sí que retiró los símbolos, de acuerdo con lo que defendía la Plataforma por los derechos democráticos y políticos de Berga. La alcaldesa explicó que el Ayuntamiento se negaba a hacer “una desobediencia aislada” porque la situación no era la misma que hacía cuatro años, “cuando los actores del proceso independentista se dirigían a un ciclo de desobediencia civil e institucional masivo que culminó el 1 de octubre”.

El día que los Mossos retiraron la estelada

En abril de 2019, durante la campaña electoral de las elecciones generales del 26 de abril y todavía con Oriol Camps como alcalde accidental, los Mossos d'Esquadra sacaron la estelada y los símbolos de defensa de los presos independentistas de la fachada del Ayuntamiento de Berga después de que el gobierno municipal no hiciera caso de los requerimientos que había hecho la Junta Electoral de Zona a petición del representante del PP en Berga, Joan Antoni López. 

Un mes después se celebraron las elecciones municipales del 26 de mayo, a las cuales Venturós volvió a ganar la alcaldía, y justo el día siguiente de la victoria, uno de los regidores de la formación anticapitalista, Francesc Ribera, compartió una imagen con la estelada, de nuevo, en el balcón del Ayuntamiento.

Mucho antes, en mayo de 2015, cuando Juli Gendrau, de CDC, era el alcalde de Berga, el Ayuntamiento ya se había visto obligado a retirar la estelada las semanas previas de las elecciones municipales.

La cronología de la inhabilitación de Venturós

A raíz de las negativas del Ayuntamiento de Berga sobre retirar la estelada durante las campañas electorales del 27S y el 20D del 2015, en marzo de 2016 la justicia citó a declarar Montse Venturós, la alcaldesa de Berga. El 5 de abril del 2016 Venturós estaba citada a declarar al Juzgado de Instrucción número 1 de Berga, pero no se presentó. Seis meses más tarde, el 16 de octubre, Venturós estaba citada por segunda vez, pero volvió a desobedecer y no se presentó. Y al cabo de un mes, el 4 de noviembre, fue detenida por los Mossos d'Esquadra por haber desobedecido la orden de comparecer a declarar. El 1 de marzo del 2017, el juez archivó la causa.

Aun así, la Fiscalía lo recurrió y el 19 de mayo la Audiencia Provincial de Barcelona reabrió el proceso contra Venturós. El juicio tuvo lugar un año más tarde, el 21 de mayo, en el Juzgado Penal número 2 de Manresa, y Venturoso defendió “la voluntad popular de mantener la estelada en el ayuntamiento” y criticó “la legitimidad de los tribunales”, según explicó el mismo Ayuntamiento de Berga. Finalmente, en junio Montse Venturós fue inhabilitada durante seis meses.

El 1 de abril de 2019 acabó su inhabilitación y la líder de la CUP de Berga se pudo volver a presentar como candidata a las elecciones municipales de aquel año.

¿Alguna cosa que te ha llegado o has visto te hizo ruido?

Mándanoslo al Whatsapp para poder verificarlo o escribe a [email protected]