¿Por qué los CDC han cambiado la definición de vacuna?

¿Por qué los CDC han cambiado la definición de vacuna?

Català | Castellano

Está circulando en redes sociales un vídeo que afirma que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de Estados Unidos han modificado recientemente la definición que tenían de vacuna y que la razón que hay detrás de este cambio es “responder a la capacidad decreciente de las vacunas actuales, después de que se introdujeran las vacunas covid-19 y se descubriera que no necesariamente previenen la enfermedad o proporcionan inmunidad". Esta afirmación es ENGAÑOSA. Sí, los CDC han modificado la definición de vacuna y vacunación, pero no se acaba de descubrir que las vacunas no son infalibles y, por tanto, esa no es la razón del cambio de definición. 

"Después de que se introdujeron las vacunas covid-19, y se descubriera que no necesariamente "previenen enfermedades" o "brindan inmunidad", los CDC alteraron la definición de vacunas nuevamente para decir que simplemente "producen protección"."

En el caso de la definición de vacuna, los CDC han pasado de afirmar que es “un producto que estimula el sistema inmune de una persona para producir inmunidad a una enfermedad específica, protegiéndola de esa enfermedad”, a indicar ahora que es “un preparado usado para estimular la respuesta inmunitaria del cuerpo contra una enfermedad específica”. 

Con la palabra vacunación han hecho algo similar: en vez de considerarlo como “el acto de introducir una vacuna en el cuerpo para producir inmunidad a una enfermedad específica”, ahora lo entienden como “el acto de introducir una vacuna en el cuerpo para producir protección contra una enfermedad específica”. En otras palabras, han sustituido inmunidad por protección

¿Intereses ocultos?

Este cambio ha propiciado comentarios de escépticos con la vacuna, que creen que el cambio viene motivado por el aumento de infecciones que están teniendo lugar entre la población vacunada contra la covid-19. Sin embargo, ninguna vacuna que se haya aprobado en la historia es 100% efectiva. Ya lo indican en su página web tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como los CDC, y ya lo explicamos en Verificat en esta infografía, en la que señalamos que ni siquiera la vacuna de la viruela, la única enfermedad erradicada en humanos en la historia, es infalible

Por tanto, no se puede afirmar que los CDC hayan hecho esta maniobra por algo que hayan descubierto recientemente. Verificat ha tratado de ponerse en contacto con los CDC para conocer la razón real del cambio de definición, pero a la hora de publicar este texto aún no había recibido respuesta. La agencia de noticias McClatchy sí ha conseguido contactar con un portavoz del centro, el cual ha señalado que la verdadera razón es que las definiciones anteriores podían interpretarse como que las vacunas “eran 100% efectivas, el cual no ha sido el caso de ninguna vacuna”, por lo que la actual definición “es más transparente”. En cualquier caso, añaden, “es importante recalcar que las modificaciones de la definición no cambian el hecho de que las vacunas y el acto de vacunar han evitado millones de infecciones y salvado incontables vidas”.

No es la primera vez que el organismo decide modificar las definiciones de algunos términos en su página web. Hace apenas unos meses, reformularon lo que se entendía por contacto estrecho, y hasta hace poco se estaba planteando la posibilidad de modificar también lo que se conoce como ‘completamente vacunado’, aunque de momento la CDC se ha mostrado contraria al respecto

La autora del mensaje

El comentario está sacado del blog de la periodista y exreportera de la CBS Sharyll Attkinson, del cual se han hecho eco diversos medios de comunicación, páginas web, y el propio vídeo que nos habéis hecho llegar. Esta reportera ha mantenido históricamente una posición contraria a las vacunas y ha publicado artículos recientemente en los que vuelve a plantear el debate de si existe una asociación entre las vacunas y el autismo, una cuestión que lleva zanjada años ya que no existe evidencia científica que demuestre que las vacunas causan tal cosa.