¿Por qué las pruebas de PCR se hacen con muestras de la nariz si el virus se contagia por la saliva?

¿Por qué las pruebas de PCR se hacen con muestras de la nariz si el virus se contagia por la saliva?

Hospital Clínic de Barcelona

Català | Castellano

Estos días está circulando por WhatsApp un mensaje en el que el autor o autora se cuestiona las pruebas de diagnóstico PCR nasofaríngeas, en las que se extrae una muestra nasal para ver si el paciente tiene covid-19. En el mensaje, se pregunta por qué se recurre a este método cuando "una sola gota de saliva supuestamente contagia a medio mundo". Investigamos los motivos por los que las pruebas PCR nasofaríngeas están más generalizadas y cuál es su fiabilidad en comparación con las pruebas PCR con muestras de saliva.

"A veces no me explico: ¿por qué hacer un hisopado con una varita tan larga, al fondo de tu nariz para encontrar el 'virus', cuando una sola gota de saliva, supuestamente contagia a medio mundo? Es raro todo esto, ¿usted no se lo pregunta?"

Probablemente el autor o autora de este mensaje no sea la primera persona en preguntarse por qué las pruebas PCR habitualmente utilizan un hisopo que se introduce por la nariz si se exige a la población llevar siempre la mascarilla para evitar el contagio por aerosoles. ¿No sería suficiente entonces coger muestras directamente de la saliva?

Lo cierto es que diversos centros de investigación ya se han molestado en medir cuánto de sensible es una prueba de diagnóstico cuya muestra es la saliva. “Varios estudios muestran que la saliva puede usarse para detectar, no solo la presencia del virus, sino también anticuerpos frente al mismo”, indica a Verificat Adelaida Sarukhan, inmunóloga y redactora científica de ISGlobal. En ellos, prosigue, se ha observado que “la amplificación de material genético a partir de saliva puede tener la misma especificidad y sensibilidad que las muestras nasofaríngeas”, o sea, que los estudios indican que, al menos en cuanto a capacidad de detectar el virus, es bastante similar a la prueba PCR del hisopo en la nariz

¿Y en el mundo real?

Sin embargo, los expertos consultados insisten en que una cosa es la toma de muestras en el laboratorio, a través de ensayos clínicos controlados, y otra cosa es hacer esto mismo en el mundo real: “La saliva es una muestra bastante compleja. Primero, porque cuando dices 'saliva’ no sabes exactamente a qué te refieres: secreción gingival, lo que los chavales llaman un 'sipi', un esputo...", indica a Verificat Tomàs Pumarola, el jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Universitario Vall d’Hebron, y portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). A esta dificultad de saber cuál es la toma correcta, también se le añade la pregunta sobre cuál es el mejor momento para tomarla: "¿Ha de haberse estado antes en ayunas o no? ¿Se toma por la mañana por la tarde o por la noche? ¿Ha de hacerse un enjuague bucal previo? Hay muchísimos factores a la hora de recoger la saliva, no es tan sencillo como la gente piensa", concluye el médico.

De momento, los expertos no tienen claro tampoco cuál es el rendimiento de las muestras de la saliva en el mundo real: "En situación de estudio probado la sensibilidad probablemente es muy similar a la de la rinofaringe, pero en situaciones de vida real quizá sea inferior, porque hay muchos tipos de muestra y muchas condiciones diferentes", razona el científico. 

En ese sentido, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España ha valorado la prueba PCR como "una herramienta vital para determinar el alcance de la pandemia del covid-19" porque es la que ofrece "mayor fiabilidad". 

Las muestras de saliva son más baratas

Su ventaja más importante es, a ojos de todos los expertos e informes consultados, la sencillez con la que se obtiene la muestra, algo que no ocurre con el otro tipo de PCR: "El rinofaringe es muy molesto, y necesitas tener personal que haga la toma de muestras y que además lleve el equipo de protección individual (mascarilla, la bata, las gafas...)", enumera Pumarola. Mientras, la saliva permite que la gente obtenga la muestra personalmente, sin necesidad de un profesional sanitario ni de desplazamiento a un lugar concreto para realizar el test. 

En otro metanálisis publicado en la revista Annals of Internal Medicine llevado a cabo por la Universidad McGill (Canadá), se concluyó que realizarla era también mucho más barato —”con una prevalencia del 1% del virus, nuestro análisis sugiere que el coste añadido de detectar infecciones de SARS-CoV-2 ($8093) a través de hisopos nasofaríngeos podrían ser usados para recoger más de 3900 muestras de saliva—.

Útil en determinados contextos

Precisamente por todas estas ventajas, la prueba de saliva puede ser útil en determinados contextos, como en aquellos, señala Pumarola, en los que se precisa llevar a cabo "cribados poblacionales”, o pruebas de screening, esto es, para ver si la gente asintomática tiene el virus o no. Otros estudios indican que podría ser una buena alternativa en situaciones de escasez de recursos o de material de equipamiento, así como en escenarios en los que el paciente presenta dificultades para ir al lugar donde debe realizarse la prueba, como personas mayores o en riesgo que no deberían exponerse al virus. 

Aún así, Pumarola recuerda que se trata de una prueba que "no se está recomendando" por carecer de estudios concluyentes, a lo que se le une la falta de protocolos estandarizados de toma y preparación de la muestra, “necesarios para su uso de una forma sistemática”, concluye Sarukhan.