No está demostrado que el vino o los taninos sean beneficiosos para prevenir la covid-19

No está demostrado que el vino o los taninos sean beneficiosos para prevenir la covid-19

Català | Castellano

Nos habéis hecho llegar un mensaje a través de nuestro número WhatsApp (+34 666 908 353) un mensaje que asegura que los taninos, compuesto del vino, son beneficiosos para prevenir la covid-19. Además, el mensaje cita a uno de los investigadores del estudio que, a la espera de poder desarrollar los fármacos adecuados, supuestamente recomienda tomar productos con taninos, como el vino, el plátano o el té. Es ENGAÑOSO. La investigación existe y se publicó en diciembre de 2020, pero sus conclusiones son válidas solo en los experimentos in vitro y por ahora no hay pruebas de que puedan extrapolarse a un escenario real. 

“El ácido tánico que se encuentra en las uvas y el vino inhibe dos enzimas clave en el coronavirus. Al entrar en contacto, este último ya no puede penetrar en las células humanas [...] El investigador [...] recomienda que los ciudadanos consuman alimentos y bebidas ricos en taninos para reforzar su inmunidad. Este es el caso de las uvas, el vino, los plátanos, el té y las verduras”

El estudio en cuestión fue publicado el pasado diciembre en la revista American Journal of Cancer Research y Mien-Chie Hung (citado en el mensaje viral) es, efectivamente, uno de sus autores. Los científicos explican cómo observaron in vitro que el ácido tánico, un compuesto químico presente en uvas y otros frutos al que se le atribuyen propiedades antioxidantes y astringentes, interaccionaba con dos proteasas (enzima que rompe los enlaces de las proteínas) del SARS-CoV-2, inhibiendo su actividad e impidiendo “la entrada del virus en las células”. El estudio, sin embargo, se llevó a cabo a nivel molecular y en laboratorio, y los resultados no pueden extrapolarse todavía a un escenario real. O sea, que no está demostrado que tomar vino ayude a prevenir la enfermedad del coronavirus.

Pese a eso, webs de vinos y algunos medios de comunicación generalista han interpretado los resultados indicando que este ensayo apoya la hipótesis de un efecto protector de los compuestos del vino contra la covid-19 y que el mismo investigador Mien-Chie Hung “recomienda que los ciudadanos consuman alimentos y bebidas ricos en taninos para reforzar su inmunidad”, como es el caso de las “uvas, el vino, los plátanos, el té y las verduras". El estudio no dice esto, que todavía no está demostrado.

El estudio, de hecho, no anima a nadie a consumir productos ricos en ácido tánico o taninos. Lo que señala es una posible línea de investigación a largo plazo en la que se estudie si es viable emplear el ácido tánico en el desarrollo de terapias anti-COVID-19, por su prometedora “capacidad de inhibición de enzimas esenciales para la infección por SARS-CoV-2”. 

El vino está siempre desaconsejado

Es bastante frecuente ver en los medios de comunicación estudios en los que supuestamente se descubre una propiedad hasta entonces desconocida de alguna bebida alcohólica, como el vino. Las autoridades sanitarias desaconsejan su ingesta, porque los pocos beneficios que puedan tener son superados por los prejuicios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un documento en el que desaconseja la ingesta de vino o cualquier otra bebida alcohólica como tratamiento contra la covid-19: “El alcohol tiene efectos, tanto a corto como a largo plazo, en casi todos los órganos de tu cuerpo. Sobre todo, la evidencia sugiere que no hay un límite seguro y, de hecho, el riesgo de daño a tu salud aumenta con cada bebida alcohólica ingerida”, indican.