Los inmigrantes en Mataró no se quejan por la comida que les da Cáritas, sino por no tener acceso a becas comedor 

Los inmigrantes en Mataró no se quejan por la comida que les da Cáritas, sino por no tener acceso a becas comedor 

Tuit viral migración Mataró

Català | Castellano

En los últimos días se ha hecho viral un vídeo en el que aparece una mujer musulmana que explica que, por su situación, sus hijos tienen que alimentarse de la comida que reciben de Cáritas, como macarrones. Las imágenes, acompañadas de textos como "mujeres musulmanas se quejan de que Cáritas sólo da macarrones" o “no es normal que los españoles tengamos que soportar ser regañados por gente de fuera porque ‘solo se les ayuda con macarrones’” han circulado en distintas redes sociales y páginas web y ha sido compartido, entre otros, por la cuenta oficial de Vox. 

El mensaje, acompañado de un vídeo, es engañoso. En las imágenes, una mujer musulmana explica que su familia tiene que acudir a Cáritas a pedir comida y eso les obliga a menudo a alimentarse de macarrones. Pero el fragmento está sacado de contexto. En la entrevista original, la mujer critica que no tiene acceso a las becas comedor por encontrarse en situación irregular, un derecho que sí tienen garantizado las personas con nacionalidad española y determinadas circunstancias socioeconómicas.

"Mujeres musulmanas se quejan de que Cáritas sólo da macarrones"

En una entrevista publicada por Mataró Audiovisual y el informativo Mataró al Día (11’55’’) el 20 de octubre, la manifestante declara: “Yo pido la beca comedor para mis hijos para yo también poder ir a trabajar. Mis hijos no se pueden alimentar solo de la comida de Cáritas. Yo quiero trabajar para muchas cosas, para mis hijos, tengo tres hijos, no cojo ninguna cosa de Cáritas para mis hijos, solo alimentos, y solo hay macarrones y estas cosas. Los niños no pueden comer cuatro años cada mes esta comida”.

La noticia informa sobre una concentración convocada ese día por el Sindicato de Vivienda de Mataró (Barcelona) para reclamar becas comedor para las familias que se encuentran en situación irregular. Dentro de la pieza informativa se explica la situación de estas personas que no pueden acceder a la beca por no tener su documentación en regla. 

"La persona entrevistada explica que sus hijos no pueden alimentarse solo con la comida que recibe de Cáritas, sino que necesitan el apoyo de la beca comedor para tener mayor diversidad de alimentos para los niños", ha explicado a Newtral el director de Cáritas Mataró, Joan Radó.

La reivindicación real es el acceso a becas comedor

El 20 de octubre, el Sindicato de Vivienda de Mataró se concentró en la oficina de Bienestar Social de la ciudad y en el Consell Comarcal del Maresme, organismo responsable de conceder las becas comedor, unas ayudas que subvencionan el precio del almuerzo entre el 70 y el 100% de los días lectivos (en función de la situación socioeconómica de las familias) para alumnos de colegios públicos y concertados. 

La financiación para las becas proviene de la Generalitat de Cataluña y los Consells Comarcals (organismos supramunicipales) son quienes conceden la ayuda a las familias. El dinero, sin embargo, lo reciben directamente las escuelas. La principal reivindicación de la protesta era que las familias en situación irregular y que, por tanto, no tienen un número de identificación español, puedan acceder en la práctica a las becas comedor. 

Actualmente, para poder acceder a esta ayuda es necesario presentar el DNI o NIE, según establecen las bases de la convocatoria del Maresme. El consejero delegado de servicios a las personas del Consell Comarcal del Maresme, Marc Bosch, explica a Verificat que “es imprescindible tener un número de identificación” para poder cruzar los datos con Hacienda y valorar la situación económica de las familias. En las bases también se estipula que el pasaporte no sirve para acreditar la identificación y que la persona tiene que estar, además, empadronada en el municipio para optar a la subvención.

¿Se puede acceder a las becas comedor sin NIE o DNI?

Existe otra vía a través de la cual estas familias pueden acceder a las becas comedor en caso de no tener NIE o DNI: con un informe de vulnerabilidad. Bosch afirma que “no se discrimina a nadie, pero si no se dispone del NIE o DNI, hay que buscar otras vías para poder obtener la ayuda, como el informe de vulnerabilidad”. 

Este documento lo tienen que redactar los servicios sociales del Ayuntamiento y, según explican desde el departamento de comunicación del consistorio de Mataró a Verificat, el primer paso es evaluar su nivel de ingresos, el número de integrantes de la unidad familiar o la situación habitacional, entre otros, para valorar si se encuentran en una situación de riesgo social. “No puedes venir y pedir un certificado de vulnerabilidad, es como si vas a un médico y le pides un informe que diga que eres diabético”, explican desde el Ayuntamiento de Mataró aludiendo que a veces este proceso puede tardar.

Pero, la pregunta es, ¿se puede acceder al informe de vulnerabilidad sin tener NIE/DNI? Esta es una de las críticas que hacen desde el Sindicato de Vivienda: “si no tienes DNI o NIE automáticamente no te dan el informe”, dice Gloria Salvat en declaraciones a Verificat. 

Cristina Chiva, técnica del departamento de Servicios de Acción Social de la Diputación de Barcelona, explica que la legislación en este ámbito está sujeta a mucha interpretación y que cada Ayuntamiento tiene su modelo para hacer los informes de vulnerabilidad. Hay Ayuntamientos que dan la acreditación en función del empadronamiento y otros, en cambio, piden documento de identidad, detalla Chiva. La abogada especialista en derecho administrativo, Raquel Prado, también apunta que todos los extranjeros tienen derecho a los servicios sociales básicos según la ley de extranjería (artículo 14, 4/2000), pero que en la práctica, cada municipio lo gestiona de forma diferente. En el momento de publicar esta verificación el Ayuntamiento de Mataró no nos había aclarado si estos informes se pueden hacer sin NIE o DNI.

135 alumnos sin NIE ni beca comedor

El consejero del Consell Comarcal afirma que entre 85 y 90 familias, que suponen unos 135 alumnos, se encuentran en esta situación de no tener DNI/NIE ni tampoco un informe de vulnerabilidad, porque lo están esperando o porque aun no lo han pedido y, por extensión, no han obtenido la beca este año. De las 10.453 solicitudes para la beca que se han hecho en el Maresme, 7.800 se habían concedido antes del inicio del curso.

Sin embargo, Bosch subraya que estas personas pueden optar a la beca comedor también una vez el curso escolar haya empezado. La regulación lo permite en dos casos: para alumnos nuevos o en situaciones económicas sobrevenidas que estén justificadas por los servicios sociales. Es decir, si estas personas reciben un informe de vulnerabilidad después del inicio del curso, todavía pueden obtener la beca. 

¿Cuándo interviene Cáritas?

El director de Cáritas Mataró, Joan Radó, asegura a Verificat que la frase que se ha viralizado de “solo hay macarrones” no era el “leitmotiv de la manifestación” y explica que no les consta ninguna queja con relación a la comida que Cáritas reparte. En Mataró, Cáritas Interparroquial no tiene comedores sociales, sino que distribuye alimentos a “familias que tienen un informe de vulnerabilidad realizado por una trabajadora social de Cáritas, independientemente del Ayuntamiento” y sin que el DNI o NIE sea imprescindible, explica Radó. 

Este centro, que antes de la pandemia funcionaba como un supermercado por puntos, está coordinado por el Ayuntamiento, quien ofrece el local, y Cruz Roja y Cáritas, que se encargan de la acción social. Ahora, por la pandemia, ofrecen lotes de productos ya preparados a las familias vulnerables una vez al mes, que pueden incluir arroz, pasta, legumbres cocidas o pescado congelado, entre otros. No obstante, el director de Cáritas afirma que “puede que lo que se les da no llegue para todo el mes y entonces se tendrá que completar con otros alimentos”. 

Desde Cáritas Mataró también pagan becas comedor a las familias que están en situación de exclusión social, pero que no tienen un informe de vulnerabilidad del Ayuntamiento. Este año tenían un presupuesto de 50.000 euros del que han gastado ya 47.000 en becas y aun así hay “tanta demanda” que no pueden atender todas las solicitudes, explica el director de la entidad. De esta forma, Cáritas cubre una parte de las becas que se dan en la localidad barcelonesa, pero la gran mayoría se dan desde el Consell Comarcal con la financiación de la Generalitat (casi 6 millones de euros para el curso 2021/2022 en la comarca del Maresme).

Este artículo es fruto de la colaboración entre Newtral y Verificat. Puedes leer el artículo en Newtral aquí.

Tenemos un favor para pedirte! Un favor pequeño por una causa muy grande.

3 de cada 4 jóvenes carece de la formación crítica para navegar por Internet. 

Por eso hemos lanzado un crowdfunding para desarrollar la plataforma digital Desfake, para compartir herramientas educativas con el profesorado de educación secundaria.

La buena noticia: el Ayuntamiento de Barcelona duplicará cada aportación a nuestra campaña, que además, desgrava del IRPF. Es decir, que con una pequeña ayuda de parte tuya, puedes hacer una enorme diferencia.

Pero hay más: como recompensas, ofrecemos cursos individuales, o para AMPAS, o incluso puedes regalar 4 horas de taller en un colegio en Cataluña.

¿Te sumas?

Tienes toda la información aquí