La mesa de diálogo: desacuerdo eterno entre ERC y JxCAT

La mesa de diálogo: desacuerdo eterno entre ERC y JxCAT

Tras los resultados de las elecciones del 14F, la mesa de negociación entre los gobiernos catalán y español y la demanda de los independentistas que se celebre un referéndum de autodeterminación siguen a la orden del día. La consulta es el principal punto de discrepancia entre el PSC y ERC y la mesa de diálogo no genera un consenso entre las fuerzas independentistas. Hacemos un repaso de dónde venimos, de lo que ha pasado el último año y de lo que dice la hemeroteca.

Investidura de 2020, el origen de la mesa de diálogo

"La creación de una mesa entre el gobierno de España y el gobierno de la Generalidad de Catalunya para la resolución del conflicto político" fue, textualmente, el acuerdo al que llegaron ERC y el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez tras las elecciones de generales de 2019. Las dos formaciones reconocían la existencia de un "conflicto de naturaleza política en relación con el futuro político de Cataluña" y se comprometían a "crear una Mesa de diálogo, negociación y acuerdo entre gobiernos ". También dejaban la puerta abierta a que todas las partes aportaran "con libertad de contenidos sus propuestas detalladas sobre el futuro de Catalunya". El mismo PSOE destacaba tras alcanzar el acuerdo con ERC que la mesa de diálogo era "la oportunidad de desbloquear y el conflicto político sobre el futuro de Cataluña" y ERC se felicitaba por el acuerdo. Fruto de este pacto, Esquerra se abstuvo en la votación de la investidura de Pedro Sánchez, pero Junts per Catalunya y la CUP votaron en contra.

La portavoz de JxCAT, Laura Borràs, no daba crédito a Pedro Sánchez (en una entrevista en TV3) y desconfiaba de seu palabra desde el hemiciclo: “¿Qué credibilidad le podemos dar hoy por hoy a su repentina voluntad de diálogo y resolución del conflicto por la vía política, señor Sánchez?”. Por su lado, la CUP se mostró reticente desde el primer momento que se hizo público el acuerdo y su portavoz, Mireia Vehí, aseguraba que la mesa de diálogo no tendría recorrido y recelaba de los “pactos de despachos”.

De hecho, esta mesa de negociación nacía del programa electoral de ERC, que reclamaba (en la página 12) que la "resolución democrática al conflicto de Cataluña con el Estado" tenía que pasar "necesariamente por una mesa de negociación, donde se acuerde la amnistía y la celebración de un referéndum de autodeterminación como elementos clave". Por su parte, el programa del PSOE (en la página 16) también planteaba la necesidad de abordar "el conflicto de convivencia en Cataluña impulsando el diálogo entre catalanes y, también, entre el Gobierno de España y la Generalitat de Catalunya, siempre dentro de la Constitución y del Estatuto de Autonomía ".

La mesa de diálogo y negociación se reunió una sola vez, en febrero de 2020, en la Moncloa con representantes del Gobierno y del independentismo catalán, encabezado por el entonces presidente de la Generalitat, Quim Torra. De la reunión salió un comunicado conjunto que emplazaba a las dos partes a seguir dialogando. Fue días antes de la llegada de la pandemia y del decreto de estado de alarma. Desde entonces, los partidos y los gobiernos se han emplazado a reunirse, pero nunca se ha acabado materializando.

El PSOE y ERC, comprometidos a reunirse

¿Viendo este estancamiento, ERC presentó hace unos días una moción en el Congreso que pedía que la mesa de negociación entre los gobiernos catalán y español se reuniera después de las elecciones y que salió adelante, entre otros, con los votos a favor del PSOE y Unidas Podemos. Junts per Catalunya i la CUP se abstuvieron.

En sus intervenciones, las dos representantes de la CUP i de JxCAT fueron muy críticas. Mireia Vehí, de la CUP, se mostraba escéptica sobre el resultado de la negociación: “Si el PSOE continúa obsesionado con la Constitución como herramienta y nuestro pueblo quiere un referéndum, ¿por qué continuar apostando por una Mesa de diálogo que no nos sirve? [...] Si el referéndum es hegemónico de todos los partidos independentistas y, además, en nuestro país, ¿por qué hacer electoralismo de una Mesa de diálogo que no nos está sirviendo?”. Por su lado, Laura Borràs, de Junts per Catalunya, era dura valorando el tema: “La mal llamada Mesa de diálogo, porque lo que es evidente es que este Gobierno no ha tenido ninguna intención de dialogar con Cataluña [...] de haber servido para algo, [...] habría debido encontrar una solución política al conflicto catalán”. Y la tildaba de “gran operación de marketing político que no ha servido para nada” y afirmaba que no había llegado “nunca a ir más allá de una fotografía”.

Las negativas del gobierno español a la autodeterminación

En más de una ocasión, a preguntas de los periodistas, el gobierno español y el PSC se han opuesto a la autodeterminación. Una de las últimas en hacerlo fue la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del 1 de septiembre, donde aseguró que el Gobierno estaba "disponible para reunir la mesa de diálogo" y sostenía que el problema para reunirse era el presidente Torra: "Parece ser que no quiere reunir la mesa de diálogo o que las cuestiones que plantea para reunir la mesa de diálogo son cuestiones que están fuera de la realidad", aseguró. Miquel Iceta, primer secretario del PSC, también se apartó de la amnistía y la autodeterminación en una entrevista en El Suplement de Catalunya Ràdio el 23 de febrero de 2020 y fue insistir en el Hoy por Hoy de la Cadena Ser. La vicepresidenta Carmen Calvo, en una entrevista en la Cadena Ser también afirmó que "la autodeterminación no es una salida".

Cuando el PSC sí defendía el derecho a decidir

El debate de La Sexta el 11 de febrero, el candidato de Ciudadanos Carlos Carrizosa preguntó implícitamente a Salvador Illa si estaba de acuerdo o no con un referéndum de autodeterminación. Desde el equipo de prensa de Carrizosa, nos han facilitado una noticia de El País de 2013 referente a una votación que hubo en el Congreso sobre el derecho a decidir. En efecto, en el marco del debate de política general sobre el estado de la Nación que se celebró en el Congreso en febrero de 2013, Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV) y Convergència i Unió (CiU) presentaron dos propuestas de resolución en la cámara sobre el derecho a decidir. En ambos casos, los diputados del PSC votaron a favor, mientras que los del PSOE se opusieron:

  • CiU proponía que el Congreso instase al Gobierno a "iniciar un diálogo con el Gobierno de la Generalitat, con el fin de posibilitar la celebración de una consulta a los ciudadanos y ciudadanas de Catalunya para decidir su futuro" (propuesta de resolución número 26, en la página 48).
  • ICV quería que el Congreso instase al Gobierno a "negociar con las fuerzas parlamentarias de Cataluña la celebración de un referéndum que permita conocer la voluntad de la ciudadanía de Cataluña sobre su futuro político, utilizando los mecanismos legales previstos" (propuesta de resolución número 26, en la página 78).

De entre los diputados socialistas que votaron a favor, estaba, por ejemplo, Meritxell Batet (la actual presidenta del Congreso), Teresa Cunillera (que ahora es delegada del Gobierno en Cataluña) y el diputado José Zaragoza. Carme Chacón estaba presente en el hemiciclo, pero no votar. De hecho, el programa electoral para las elecciones catalanas del 2012, el PSC se comprometía a "promover las reformas necesarias para que los ciudadanos y las ciudadanas de Cataluña puedan ejercer su derecho a decidir a través de un referéndum o consulta acordado en el marco de la legalidad ", una propuesta que ya desapareció tres años más tarde.

Illa nunca defiende la autodeterminación

“Usted [a Illa] ha pactado con ERC introducir en la agenda política española, y lo ha pactado en el Congreso, conceptos como amnistía, autodeterminación, represión y presos políticos”

Alejandro Fernández, PP

Esto lo aprovechó, por ejemplo, Alejandro Fernández para reprochar al PSOE durante el debate electoral de La Sexta haberse alineado con los independentistas para hablar de "presos políticos, autodeterminación y represión". Es falso. El texto aprobado en el Congreso era breve e instaba al gobierno español a "reunirse en la Mesa de Diálogo y Negociación bilateral con el Gobierno de Cataluña de forma inmediata, una vez constituido el nuevo Gobierno surgido de las elecciones del 14 de febrero, por avanzar de manera decidida en la resolución del conflicto político existente entre Cataluña y el Estado español ".

Sin embargo, la exposición de motivos presentaba "la solución del Grupo Parlamentario Republicano [de ERC] para resolver el conflicto del Estado con Catalunya" y sostenía que "el Grupo Parlamentario Republicano considera que tanto la amnistía como el derecho de autodeterminación no deben ser propuestas de un grupo parlamentario en una moción en el Congreso, sino que deben ser formalmente presentadas por el Parlament de Catalunya [...] o mediante un acuerdo entre el Gobierno de Catalunya y el Gobierno español a la mesa de Diálogo y Negociación bilateral". El departamento de prensa del Congreso, sin embargo, ha confirmado a Verificat que "en el caso de las mociones, la exposición de motivos no forma parte del pronunciamiento del Congreso". En cuanto a la moción de la mesa de diálogo, se publicó en la página 23 del Boletín Oficial del Congreso del 10 de febrero y sólo contiene el fragmento que reclama que el gobierno español y catalán se reúnan después del 14F en el marco de la Mesa de Diálogo y Negociación.

De hecho, este ha sido un tema recurrente en los últimos días entre las filas del PP durante la campaña electoral. Alejandro Fernández, por ejemplo, ya se había referido en una entrevista en El Cascabel de la COPE el miércoles 10 de febrero (en el minuto 4:36), donde afirmó que el presidente español Pedro Sánchez ha pactado en el Congreso una tabla de diálogo que incluye la amnistía, la autodeterminación y una alusión a los presos políticos. Como hemos visto, es engañoso.

También hablaron el diputado en el Congreso Antonio González Terol o el presidente del partido Pablo Casado en una entrevista a Tevecat y en un acto en Tarragona y también lo afirmó el perfil oficial del PP en Twitter.