Soroll, Canvi Climàtic

Fenómenos como el temporal Filomena no ponen en duda el cambio climático

La ola de frío y nieve que ha traído el temporal Filomena ha servido a muchos usuarios de las redes sociales como argumento ENGAÑOSO para poner en entredicho el calentamiento global del planeta. Principalmente, porque confunden -premeditadamente o no- meteorología y climatología. El tiempo es el estado de la atmósfera en un lugar particular durante un corto periodo, mientras que el clima se refiere al patrón atmosférico durante un periodo largo, usualmente 30 años.

Precisamente, entre las principales consecuencias del calentamiento del planeta, además de la reducción de precipitaciones y el aumento de temperaturas, hay la aparición de fenómenos meteorológicos extremos como los huracanes y las borrascas. 

Estos días, en Twitter, circulan muchos artículos que consideran que la ola de frío y nieve desmiente el calentamiento del planeta:


Preguntado por Verificat, Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico Regional en la Universitat d'Alacant y experto en Climatología, confirma que uno de los efectos del calentamiento de la atmósfera terrestre, dentro del proceso actual de cambio climático a causa de las constantes emisiones de gases de efecto invernadero, es el incremento de fenómenos extremos: “Una atmósfera más cálida es un medio en el cual las masas de aire se mueven de forma más rápida y enérgicaporque la propia atmósfera persigue siempre conseguir un equilibrio térmico que desde hace décadas es imposible a causa del proceso de calentamiento. De este modo, para intentar equilibrar el desajust térmico, las masas de aire frías y cálidas se desplazan a latitudes lejos de sus propios hogares o fuentes y este desplazamiento es el que genera los tiempos atmosféricos cálidos (masas de aire tropicales) y fríos (masas de aire polares o ártico), como el que acabamos de registrar en la ola de frío de comienzos de 2021”. Y añade: “Por lo tanto, el clima en nuestras latitudes medianas tiende a ser menos confortable térmicamente hablando, a causa del propio incremento de las temperaturas, y con más frecuentes manifestaciones de acontecimientos extremos, a causa de este movimiento rápido, enérgico, de masas de aire contrastadas”.

El portavoz de VOX en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, también se ha pronunciado sobre el tema estos últimos días con un mensaje sobre la aparente contradicción entre calentamiento global y caída de las temperaturas, a partir de dos informaciones publicadas por “El Confidencial”. Si leemos ambos artículos, comprobamos que la hipotética “pequeña edad de hielo europea” es un posible efecto del cambio climático, por lo tanto, no podría usarse como argumento para negarlo.


 

Cambio climático es el nombre utilizado para referirse a la variación global del clima de la Tierra. En 2020, la temperatura mediana mundial será alrededor de 1,2 °C superior a los niveles preindustriales (1850-1900) y es posible que supere los 1,5 °C el 2024. Según el último informe de la Organización Meteorológica Mundial, a pesar de la disminución de la actividad derivada de la pandemia, “el cambio climático continuó su implacable marcha durante  2020 y está en camino de ser uno de los tres años más cálidos desde que se iniciaron los registros”. Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la década 2011 a 2020 será la más cálida de la cual se tiene registro y los seis años más cálidos son los registrados desde 2015.

El mismo diario “El Confidencial” a que hace referencia Espinosa de los Monteros publica una columna firmada por José Luis Gallego, director del área de Medio Ambiente y Sostenibilidad de este medio, que cita al catedrático de Geografía Física de la Universitat de Barcelona Javier Martín Vide que afirma: “Es perfectamente compatible un temporal de frío y nieve que hunda los termómetros durante unos días, incluso durante unas semanas, con el hecho constatado que las temperaturas medianas están subiendo en todo el planeta y de manera mucho más acentuada en nuestro país”.

En la web del Servicio Meteorológico de Catalunya encontramos un apartado dedicado al cambio climático en el cual se describen las evidencias científicas sobre el cambio climático global a causa de la actividad humana y se aportan datos sobre el calentamiento global. 

Gráfica del Servicio Meteorológico de Catalunya sobre la evolución de la temperatura media anual en la Tierra, expresada como anomalía respecto el periodo 1961-1990 (adaptada de: www.cru.uea.ac.uk):

Gráfica del Servicio Meteorológico de Catalunya sobre la evolución de la temperatura media anual en Catalunya desde 1950, expresada como anomalía respecto el periodo 1981-2010. Fuentet: BAIC-2019:


La preocupación por el calentamiento del planeta no es nueva. En el año 1988 el Programa de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial crearon el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático para analizar la información científica, técnica y socioeconómica relevante para entender los elementos científicos del riesgo que supone el cambio climático.

Las nevadas muestran una tendencia descendente a raíz del cambio climático

Una de los tuits sobre Filomena que más se ha compartido y comentado estos días es el que el presidente del Aragón, Javier Lambán, publicó el sábado 9 de enero. Lambán ponía en entredicho que el cambio climático comporte la “desaparición de la nieve” y lo ilustraba con una serie de fotografías de la nevada:

Sobre si el calentamiento del planeta comporta una regresión o desaparición de la nieve, el profesor Olcina explica que esto es una evidencia comprobada con datos de precipitación: “En todo el mundo los glaciares de montaña están retrocediendo a ritmo acelerado y en España también, a causa de la disminución de las precipitaciones de nieve. Esto no quiere decir que deje de nevar en el futuro, sino que la cantidad de nieve caída cada vez será menor, de acuerdo con la reducción de la temporada fría del año”. Y, en referencia a quienes lo ponen en entredicho a partir del episodio de nieve y frío de estos últimos días añade: “Decir esto justo en un momento en que ha caído una barbaridad de nieve a causa de la Filomena puede parecer paradójico, pero la climatología trabaja con series largas de datos y lo que cuenta para confirmar los efectos del cambio climático actual es comprobar lo que ha pasado en los últimos treinta o cuarenta años de registro meteorológico. En este sentido, los datos son incontestablesEn todas las montañas españolas, las precipitaciones de nieve muestran una tendencia descendente”.

En el siguiente gráfico elaborado por una publicación del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural se aprecia claramente la evolución decreciente de los glaciares en el Pirineo:


“Múltiples estudios publicados en revistas científicas verificadas muestran que al menos el 97% de los científicos activos en la publicación sobre el cambio climático están de acuerdo: las tendencias del calentamiento global en el último siglo están en una probabilidad extremadamente alta relacionadas con la actividad humana”, explica la Nasa en su web dedicada a investigar el clima global, donde se pueden consultar decenas de comunicados de organizaciones científicas que apoyan la posición que el calentamiento global es una realidad. 

¿Alguna cosa que te ha llegado o has visto te hizo ruido?

Mándanoslo al Whatsapp para poder verificarlo o escribe a [email protected]