El castellano no dejará de ser la lengua oficial del Estado español con la ley Celaá

El castellano no dejará de ser la lengua oficial del Estado español con la ley Celaá

Nos ha llegado un artículo muy crítico con la nueva ley de educación aprobada recientemente en el Congreso de los Diputados. Su autor, Itxu Díaz, lo escribe en inglés y está dirigido a una audiencia extrnjera con el título "El gobierno de España delclara la guerra a la lengua española". Es un artículo que contiene afirmaciones engañosas y falsas. Las verificamos.

"El castellano deja de ser la lengua oficial del Estado español o la lengua franca en educación"

Que la nueva ley de educación, la LOMLOE, no diga explícitamente que el castellano es la lengua oficial del Estado, no significa que deje de serlo, porque la cooficialiad de las lenuas está reconocida por la constitución, como ya os explicamos hace unos días. En el redactado de la LOMCE queda reconocido el derecho de los alumnos a recibir las clases en castellano y las otras lenguas cooficiales: "Las administraciones educativas tienen que garantizar el derecho de los alumnos y las alumnas a recibir enseñanza en castellano y en las otras lenguas cooficiales en sus respectivos territorios, de conformidad con la Constitución Española, los Estatutos de Autonomía y la normativa aplicable".

"Gracias a esta nueva ley, la única lengua franca de Catalunya será el catalán"

Además de lo que dice la Ley Celaá en referencia al uso de las lenguas en la educación, merece la pena recordar también que la Ley de Educación de Catalunya 12/2009, del 10 de julio ya dice claramente que "el catalán, como lengua propia de Catalunya, es la lengua normalmente utilizada como lengua vehicular y de aprendizaje del sistema educativo" y que "en el curso escolar en el que los alumnos inicien la primera enseñanza, las madres, los padres o los tutores de los alumnos de la lengua habitual de los cuales sea el castellanos puede instar, en el momento de la matrícula y de acuerdo con el procedimiento que establezca el Departament, que sus hijos reciban atención lingüística individualizada en esta lengua".

Esto no implica que, como afirma el arrículo, la única lengua franca de Catalunya sea el catalán, ya que el Estatut de Catalunya, además de reconocer el carácter de lengua propia del catalán, dice claramente que "el catalán es la lengua oficial de Catalunya. También lo es el castellano, que es la lengua oficila del Estado español. Todas las personas tienen derecho a utilizar las dos lenguas oficiales y los ciudadanos de Catalunya tienen el derecho y el deber de conocerlas".

El autor compara la situación actual con la de los años 70 cuando, según dice, "Barcelona era una ciudad abierta al mundo", pese a estar bajo el franquismo, y asegura que "la lengua española ha estado en el punto de mira de los nacionalistas desde el comienzo de la democracia":

"Han vendido una narración ficticia de inspiración marxista para dividir a la gente entre lenguas opresivas y lenguas victimizadas, creando un problema donde no había ninguno"

El catalán fue perseguido por el régimen franquista y no fue hasta que se aprobó la primera Ley de Normalización Lingüística en 1983 cuando se puso en marcha un proceso de recuperación de una lengua que había sido minorizada.

"Hoy, los niños que hablan castellano son humillados, señalados y hasta atacados en las escuelas"

Entre las muchas afirmaciones no verificables que contiene el artículo destaca la supuesta persecución en Catalunya de los alumnos que, actualmente, hablan castellano. El autor no aporta pruebas que sostengan esta declaración.